Refugiados

En 1989, el Rev. Francisco Feliberto Pereira fundó el Ministerio del Buen Samaritano (SWGSM) con el propósito de ayudar a los refugiados que huían de las muchas atrocidades en sus países de origen. Se define como «refugiado» a una persona quien ha sido desplazado de su país por la necesidad de huir de la guerra, la persecución o algún desastre natural. El reverendo Pereira llegó a ser refugiado cubano tras de sufrir terrible persecución religiosa en Cuba en la década de los 1960, y ser sentenciado a 1,431 días de trabajo forzado por su compromiso como seguidor de Cristo.

Refugees - Tent City 1 v2

En vez de abandonar su fe o su llamado como pastor, después de graduarse del seminario, decidió seguir al Señor sin importar el costo.

El reverendo Pereira llegó a ser refugiado cubano tras de sufrir terrible persecución religiosa en Cuba en la década de los 1960, y ser sentenciado a 1,431 días de trabajo forzado por su compromiso como seguidor de Cristo.

Feliberto entonces pudo beneficiarse del rescate aéreo mas grande de su tipo en la historia de Estados Unidos y logró escapar, junto con su esposa y dos niños pequeños. Tras de esta experiencia se ha dedicado a ayudar a otros refugiados quienes también han experimentado persecución, ya sea religiosa, política, o como víctimas de la violencia y la guerra.

Nuestro ministerio ayuda a los refugiados en cinco formas principales: transportación, alojamiento, asistencia legal, acompañamiento espiritual y comidas. Los refugiados son el énfasis principal de nuestro ministerio, y hacemos todo lo posible para reunificar a las familias quienes han sido separadas por causa de la violencia–una vez de que hayan recibido el proceso legal debido y su permiso de traslado.

Refugees Reunited v2
Refugees - Serving Them Food v2

Los servicios de inmigración (ICE) y seguridad nacional (Homeland Security) federales nos entregan un promedio de 25-30 refugiados cada mes, a quienes podemos ayudar con su pasaje en autobús, con ropa, y fondos para sus comidas en los largos viajes que les esperan. En algunas instancias, también trabajamos con abogados en forma «pro-bono» para intervenir en casos especiales.

A través de todo este proceso, creemos que el evangelio es «el poder de Dios para salvación para aquellos que creen» (Rom 1:16), y nos esforzamos por compartir el evangelio con cada persona quien llega a nuestras puertas, con la participación de nuestra iglesia local ”Iglesia Cristiana Ebenezer (DC) ”, donde continuamente vemos obras milagrosas del Espíritu Santo en la conversión de muchas personas que sufren y necesitan de Cristo. Creemos que es importante alimentar tanto al cuerpo como al alma.

RESIZE FONT

(Decrease, Regular, Increase)
Up To 2x Decrease or Increase of Original Size

Para mayor información, llame a nuestra oficina al:

Ir arriba